Los vecinos denuncian malos tratos en cinco residencias públicas de Barcelona | Cataluña | EL PAÍS