La nueva normalidad (X): la residencia como prisión de alta seguidad