La cirugía privatizada por Mas salía el 12% más cara que la pública