La chapuza de las ambulancias en Catalunya acumula su primer muerto