Cuando la hospitalización es peor que la muerte